Animales Callejeros

¿Qué puede hacer la Junta de Propietarios con los animales callejeros?

El problema de los animales callejeros en las comunidades de propietarios es algo cada vez más común. Pero, hay algunas medidas que las juntas propietarios pueden tomar para evitar que los animales callejeros merodeen y disuadir a los residentes para que dejen de alimentarlos.

El problema creciente de permitir animales callejeros en las comunidades de propietarios

Los animales callejeros pueden no parecer en un principio un problema para una comunidad, especialmente para aquellas que tienen una política pet-friendly. Pero, hay una gran diferencia entre las mascotas de los propietarios y los animales callejeros. Las mascotas son animales domésticos que están acostumbrados a vivir en el interior, mientras que los animales callejeros normalmente se vuelven salvajes. La junta debe dejar en claro desde el principio que las reglas sobre mascotas de la asociación de propietarios se aplican únicamente a las mascotas pertenecientes a los propietarios y no a los animales callejeros.

Algunos pueden preguntarse por qué alimentar a los animales callejeros en una comunidad de propietarios puede ser tan importante. Pueden pensar que son únicamente animales desvalidos y necesitan comida como todos los demás. Si bien la compasión puede llevar a algunos residentes a alimentar a los animales callejeros, esto termina derivando en una mala decisión, ya que puede causar un efecto dominó en la comunidad.

Alimentarlos aumenta el número de animales

Alimentar a los animales callejeros en las comunidades de propietarios puede hacer que se queden. Los animales callejeros suelen quedarse en lugares donde pueden acceder a comida de una forma sencilla. Así que, si los residentes comienzan a alimentarlos, estarán más inclinados a permanecer en el vecindario. Alimentar a los animales callejeros los condiciona a pensar que tienen una fuente constante de alimento en el área. Como resultado, merodearán y se convertirán en una molestia para los residentes. Y además irá aumentando el número de animales callejeros que se quedan en la zona al tener alimento disponible de una forma sencilla.

Es insalubre

Los animales callejeros están entrenados como las mascotas personales. Por lo tanto, es más probable que orinen o defequen en propiedad privada. Como no hay nadie responsable de ellos, estos desechos van a quedar en el lugar ya que nadie los va a recoger. La asociación también tendrá más dificultades con la limpieza y el mantenimiento, ya que estos animales callejeros también pueden hacer sus necesidades en las áreas comunes.

Además de esto, gran parte de estos animales callejeros no están vacunados y por tanto pueden portar enfermedades. Estas enfermedades pueden transmitirse a otros animales (mascotas) e incluso a los humanos. Nadie sabe dónde han estado previamente estos animales callejeros, por lo que no se sabe con certeza qué tan limpios y saludables están.

Destrucción de la propiedad

Cuando los residentes alimentan a animales callejeros, éstos tienden a permanecer en la comunidad con la esperanza de obtener más comida. Esto aumenta las posibilidades de destrucción de la propiedad. Los animales callejeros pueden dañar las cercas, los muebles de exterior y la propiedad de la comunidad. A veces, pueden hacerlo como una forma de arremeter o llamar la atención si quieren más comida. Otras veces, implemente porque está en su naturaleza hacerlo. Los jardines y la decoración y muebles de jardín son particularmente vulnerables a los daños causados ​​por los animales callejeros.

Invitan a otras plagas

Los animales callejeros tienden a hurgar en los contenedores en busca de restos de comida. Cuando hacen esto, dejan atrás un montón de basura, con el contenedor generalmente volcado. La basura resultante puede atraer otras plagas a la comunidad. Estos pueden incluir otros gatos y perros callejeros, mapaches, roedores, aves e insectos.

Problemas de seguridad

Además de ser portadores de enfermedades, los animales callejeros también pueden atacar físicamente y herir a otros. Los perros y gatos callejeros pueden pelear con las mascotas de los dueños de casa. También pueden lastimar a los residentes, incluidos los niños pequeños.

Reducción del atractivo y el valor de la propiedad

Puede parecer una tontería pensar que los animales callejeros tienen un impacto negativo en el valor de las propiedades, pero sucede. Cuando una comunidad está invadida por animales callejeros, habrá menos personas que la encuentren atractiva. En poco tiempo, la población masiva de animales callejeros puede reducir el atractivo de la comunidad y los valores de propiedad. Además de todas las consecuencias anteriores, que baje el valor de la propiedad no hará felices a los propietarios. Y, pensar, que al final todo esto sucedió porque algunos vecinos decidieron alimentar a los animales callejeros.

Qué pueden hacer las comunidades de propietarios para solucionarlo

Si bien no es del todo posible controlar el comportamiento de los animales callejeros, hay algunas cosas que una junta de HOA puede hacer para manejar la situación.

1.- Establecer un Sistema de Quejas

Una de las primeras cosas que puede hacer una junta de propietarios es establecer un sistema de quejas. Pedir a los propietarios de viviendas que informen sobre los animales callejeros que encuentran ayudará en gran medida a la asociación a abordar el problema de inmediato y minimizar la cantidad de animales callejeros en la comunidad. Cuando oiga las quejas, asegúrese de obtener una descripción detallada del animal identificado, incluyendo dónde los vio.

2.- Llamar a Organismos o Empresas de Control de Animales

Rara vez una comunidad de propietarios es capaz de gestionar directamente los problemas que causan los animales callejeros. La gran mayoría de las comunidades terminan buscando ayuda profesional. Esta es la mejor manera de hacerlo cuando se tiene un problema con animales callejeros dentro de la comunidad, especialmente si son salvajes o peligrosos. Su ayuntamiento puede tener un área de control de animales que puede pelear con los perros callejeros. Si no, se pueden buscar empresas privadas que se encargan de solucionar estos problemas.

3.- Instituir políticas para desalentar la alimentación

Dado que alimentar a los animales callejeros es la causa fundamental de este problema, puede valer la pena crear y difundir una política que prohíba este acto. Para hacer cumplir la política y desalentar a las personas que alimentan a los animales callejeros, la junta de propietarios puede imponer multas. Por supuesto, es común que muchas juntas envíen advertencias antes de multar a un propietario, aunque dependerá de sus reglas. También es una buena idea animar a los propietarios a denunciar a un vecino que alimenta a los animales callejeros.

Cómo prevenir la reproducción de animales callejeros en la comunidad

Los animales callejeros en las comunidades de propietarios presentan otro problema: la reproducción. Cuando un vecindario específico acumula muchos animales callejeros, tienden a reproducirse y producir más animales callejeros. Esto incrementa el problema y hace que sea más difícil para una asociación de propietarios manejar el problema correctamente. Si desea evitar esto, es posible que su junta de propietarios desee alentar a los residentes a participar en los programas locales de castración.

Estos programas ofrecen atención médica básica a los gatos callejeros, en particular, con el objetivo de limitar la población local de animales callejeros. Los pasos de tales programas son bastante claros:

Trampa: el animal queda atrapado de manera humana para que pueda continuar con el siguiente paso.

Castración: también conocido como esterilización, los animales machos y hembras se someten a un procedimiento médico que les impide reproducirse. Durante el transcurso del procedimiento, los animales callejeros también reciben atención veterinaria básica, como vacunas.

Devolver: el paso final es devolver el animal callejero al lugar de donde lo sacaron.

Si bien los programas de castración no abordan la población existente de animales callejeros, pueden ayudar significativamente a reducir la cantidad de animales callejeros en el futuro.

Actuar rápidamente

El problema con los animales callejeros en las comunidades de propietarios puede no parecer demasiado grave a primera vista. Sin embargo, como puede ver en el artículo, puede convertirse en un problema mucho mayor e incluso causar otros problemas en el vecindario. Como tal, las juntas de propietarios deben tomar medidas, especialmente si la asociación ya está experimentando un gran volumen de animales callejeros.